SEI Sudamerica Sur

Fortaleza hasta que las respuestas lleguen

Desde que asisto a Instituto pude comprender muchas cosas que antes no entendía y encontré fortaleza para ser paciente mientras consigo ciertas respuestas.

Cuando tenía 19 años estaba preparándome para servir en una misión. Dado que me sentía muy entusiasmado y tenía un gran deseo de servir, envié los papeles y esperé a que la respuesta llegara.

Cuando llegó el momento, la respuesta fue toda una sorpresa: se me había eximido de servir en una misión por ciertos problemas de salud. Fue un momento desalentador y difícil y no sabía qué hacer o qué decir, pero decidí seguir adelante. Mientras participé de las clases de Instituto tanto virtuales como presenciales, pude sentir que Dios me amaba y que estaba agradecido mi valor y determinación.

A pesar de no entender del todo por qué no pude salir a una misión, decidí confiar en Él.

Fue así como Instituto se volvió una parte de mí. Inicialmente decidí ir a las clases con el objeto de saber y entender lo que el Señor quería decirme, no obstante, conocí también entre mis pares a gente maravillosa junto a maestros compasivos y llenos de amor. Agradezco que instituto también se dé virtualmente para quienes no pueden asistir presencialmente, porque es una forma de conocer nuevas personas y escuchar experiencias que, en mi búsqueda de respuestas, aportaron mucho.

Testifico que Instituto es una guía y una fortaleza para los momentos en los que nos sintamos desalentados. Sé que es inspirado por Dios y que, si no solo asistimos, sino dejamos también que Instituto nos asista, seremos grandemente bendecidos.

Nefi Arpirez, Alumno de Instituto del Barrio Ancasti de la  Estaca La Rioja

 

2 comentarios en “Fortaleza hasta que las respuestas lleguen”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *